Protusión discal cervical c4 c5 c6 y c7

Una protusión discal cervical es una lesión en alguna de las vértebras del cuello. Produce dolor, malestar y molestias al realizar movimientos con la cabeza.

Debido a que la columna vertebral está compuesta de una gran cantidad de “discos cervicales”, uno tras otro desde el coxis hasta la conectar con la nuca, cualquier tipo de desgaste, golpe o lesión muscular puede irradiar dolor hacia el brazo o en la espalda.

Causas de la protusión discal cervical

Cada disco intervertebral que compone la columna posee un núcleo gelatinoso que recibe el nombre de “núcleo pulposo”. Este tiene la función de amortiguar la presión y los impactos en el cuello. Como es blando, está protegido por el exterior por un anillo fibroso, que está compuesto de un material más duro y resistente. Entre ambas partes que forman el disco intervertebral es posible disminuir la carga y permitir el movimiento de las vértebras que forman la columna vertebral.

Pues bien, cuando hay una sobrecarga continua, exceso de ejercicio o malas posturas es posible que la presión ejercida sobre el núcleo pulposo haga que el anillo fibroso no aguante el empuje. Es entonces cuando puede producirse la lesión que reconocemos como protusión discal cervical aunque en algunas ocasiones es posible que la lesión sea mayor o menor.

Vamos a ver qué daños pueden aparecer en las cervicales.

Diferencias entre fisura, protusión y hernia discal

protusion discal cervical
Los tipos de lesiones que son producidos en los discos intervertebrales son:

  • Fisura discal
  • Protusión discal
  • Hernia discal

La fisura es cuando hay daño en el disco intervertebral pero es pequeño. Aparecen pequeñas grietas o roturas en el anillo fibroso pero si llegar a salir el núcleo blando.

Una protusión discal es producida cuando la lesión es mayor y el núcleo pulposo imprime presión sobre el disco que lo protege. Este, al verse sometido a mucha más intensidad de la que es capaz soportar termina por deformarse pero sin dejar salir las partes blandas. Si el cambio de forma del anillo fibroso es amplio puede aparecer un pinzamiento cervical que irradie el dolor hacia el brazo.

La hernia discal es cuando la presión es tan fuerte que incluso deformándose el material fibroso termina rompiéndose. En este momento hay salida del tejido blando fuera del disco intervertebral.

Tipos de protusiones cervicales

  • Protusión c4 c5 indica que la lesión está situada entra las vértebras 4 y 5 del cuello.
  • C5 c6 entre las vértebras 5 y 6.
  • C6 c7 aparece el daño en el disco situado en medio de las vértebras 4 y 5.

Cada persona es propensa a padecer la lesión cervical en una posición diferente según su estilo de vida y rutinas diarias. La localización más arriba o abajo del daño intervertebral hará que el fisioterapeuta y los profesionales de la clínica de fisioterapia masajeen la zona con especial énfasis en el lugar concreto, siempre siguiendo las pautas adecuadas para lograr un cura mejor.

Tratamiento protusión discal cervical

Según el grado de daño pueden implementarse diferentes medidas para corregir y solventar las molestias en el cuello y la irradiación del dolor hacia el brazo.

Hay que mencionar que este artículo muestra la cura o el tratamiento para una protusión discal cervical pero dado que la fisura es el estado previo y la hernia el posterior pueden estar muy relacionado.

tratamiento cervicalLos diferentes tratamientos para las protusiones equilibran la inestabilidad de las vértebras. El dolor aparece a causa del desgaste del disco que se mueve o baila. Y siempre hay más dolor cuando hay movimiento. Consecuentemente, la persona afectada por una protusión cervical tiende al reposo.

Cualquier especialista puede indicar cuál es el mejor tratamiento y este irá dirigido a mejorar la musculatura que soporta las cervicales. Con esto se consigue liberar de la carga y presión. Así que es imprescindible realizar ejercicios para curar una protusión discal cervical.

El tratamiento consiste en trabajar de forma selectiva los músculos. Dependiendo del grado de protusión es posible realizarlos con mayor o menor intensidad, siempre siguiendo las recomendaciones de un fisioterapeuta o un especialista. Es importante tener un diagnóstico certero ya que si en lugar de ser una protusión es hernia discal habrá que seguir un procedimiento diferente. Este puede incluir cirugía.

En cualquier caso, para la protusión discal cervical el tratamiento trata de evitar que se agrave. Y para conseguir esto puede emplearse además de fisioterapia, electroterapia, ultrasonidos y los indicados ejercicios de rehabilitación. También es posible acompañar esta terapia con remedios naturales.

Los masajes de fisioterapia son buenos porque eliminan las contracturas y relajan la musculatura del cuello. Algo que beneficia enormemente en la recuperación y seguimiento del tratamiento de protusión discal.

22 Comentarios

  1. benjamin faus
  2. pilar lopez
    • ciprimoreno
  3. dolores
  4. MI nombre es Maria.
    • Sandra
  5. Mamen
  6. Luis Padilla
    • Luis Padilla
  7. Jose manuel alvarez
  8. Jero
  9. perla materan
  10. dionelis reyes
  11. Vicente
  12. German Lopez
  13. María Cabrera
  14. Lidia
  15. Sandra
  16. Claudia reyes
  17. victoria idañez
  18. elizabeth hernandez
  19. DEYBI HERNANDEZ

Escribir un comentario