Tratamiento para protusión discal

El tratamiento para la protusión discal consiste en una serie de procedimientos para evitar que los daños en la columna vertebral vayan a más. Este tipo de patología puede avanzar con el tiempo y convertirse en hernia, así que las terapias tratan de conservar en el mejor estado posible el disco de la vértebra, evitando así, un aumento del dolor y de la incapacidad.

Qué es una protusión discal

La columna vertebral está formada por vértebras que evitan golpearse y recibir golpes mediante discos intervertebrales. Estas estructuras del cuerpo humano son muy importantes para que no haya desgaste o deformación de cada vértebra que hace el conjunto de la columna. La función de los discos, también llamados “almohadillas intervertebrales” amortiguan el peso y dan estabilidad a la espalda. Una protusión discal es cuando el disco intervertebral sufre una deformación debido al envejecimiento, un golpe o un traumatismo, o por la sucesiva presión por malas posturas y hábitos.

Las protusiones discales son muy comunes en personas mayores de 40 años y existen de diferentes grados y localizaciones en todo lo largo de la columna vertebral. Algunas pasan desapercibidas y son detectadas en exámenes por otras patologías y ciertas de ellas causan dolor de espalda. Si, con el tiempo, no te atienden es posible que puedan ir aumentando hasta terminar por romperse el disco vertebral. Entonces es cuando pasa a convertirse en hernia discal.

Tipos de protusiones

Según la localización de las vértebras afectadas la protusión discal recibe diferentes nombres:

  • Protusión cervical.
  • Lumbar.

En cualquier caso, lo importante es conocer los riesgos que tiene cada una de ellas y evitar un aumento de los síntomas. Independientemente que afecte a las vértebras l3 l4, l5 s1, l4 l5… deberás seguir un tratamiento específico y una serie de ejercicios y pautas para mejorar las fibras musculares que eviten un estrés del disco intervertebral.

Protusión discal tratamiento

protusion discal tratamientoLa patología del disco requiere una serie de procedimientos para evitar que vaya a más. Estos suelen ser masajes, cambio en las costumbres que llevan a repetir determinadas posturas frente al ordenador, en el trabajo, y ejercicios con estiramientos y de fuerza para aumentar la musculatura intervertebral que da soporte a las vértebras.

Muchas personas buscan solucionar, reparar completamente el disco pero esto no es posible sin cirugía. Lo normal es conseguir para una protusión discal tratamiento que previene una deformación progresiva del disco intervertebral y de las propias vértebras.

Generalmente hay varias fases en el tratamiento:

  • Masaje relajante para mejorar la elasticidad.
  • Ejercicios con estiramientos.
  • Potenciación de la musculatura asociada a la columna vertebral.
  • Modificación de la postura.

Estas fases para tratar y curar la protusión discal son llevadas a cabo a la vez. Es decir, que mientras que el paciente puede recibir tratamiento de fisioterapia también debe comprender cuáles son los motivos y las causas que le han llevado a la deformidad del disco vertebral para así, evitar una degeneración mayor. Esto hará que realmente funcionen los masajes y que duren mucho más tiempo sus efectos. Además, con la mejora de los músculos se conseguirá una calidad de vida que acompañará muchos años.

En algunos casos también el especialista puede recomendar la utilización de algún tipo de analgésico para mejorar la recuperación de la protusiones discales l5-s1, l4-l5, c5 c6 o cualquier otro tipo que sea diagnosticada.

Operación protusión discal

vertrebas y disco intervertebralLa cirugía sólo está recomendada para las personas que tienen un mayor grado y el tratamiento para la protusión discal no ha funcionado. Si hay alteración neurológica y dolor persistente a lo largo del tiempo puede ser necesario una intervención para reparar las vértebras dañadas.

En todos los casos, la operarse es el último recurso ya que mediante los tratamientos indicados pueden corregirse muchos de los síntomas y malestares que produce con un poco de constancia y fortalecimiento de la espalda.

Como siempre, te recomendamos que hables con un buen traumatólogo y te pongas en manos de un fisioterapeuta para que pueda asesorarte en el tratamiento de las protusiones discales.

¿Son necesarios los ejercicios del tratamiento?

Es fundamental que lleves a cabo de forma habitual los ejercicios para fortalecer los músculos. Estos puede facilitártelos el médico y también ser de gran ayuda el fisioterapeuta. Si tienes dolor cuando comienzas el tratamiento además de relajar la zona afectada mejorará tu elasticidad con estiramientos suaves. Poco a poco sentirás menos molestias y podrás realizarlos por tu propia cuenta. Además, es bueno que un especialista en rehabilitación te guíe con una tabla de ejercicios sencillos pero muy útiles que tardarás poco tiempo en realizarlos pero serán de gran ayuda para mejorar tu calidad de vida.

¿Las protusiones discales se curan totalmente?

Es una deformación permanente, aunque esto no significa que puedas mejorar tu calidad de vida. Con constancia y siguiendo las pautas de masajes y rehabilitación puede cambiar considerablemente incluso en los pacientes que tienen mayores dolores e incapacidad. Hay que ser positivo en este respecto. Aunque es algo para siempre, puede llevarse a cabo el tratamiento para las protusiones discales que cambiarán muchísimo tu estado de salud actual.

Muchas personas sólo sienten ligeras molestias de vez en cuando y otras, poniéndose en manos profesionales consiguen que prácticamente desaparezcan los síntomas.

30 Comentarios

  1. carina villegas
    • Sheila
      • Erick
  2. arantxa
  3. silvia boccuti
  4. Ana Belén
    • Julian
  5. Eudaldo
  6. Sheila
    • Pilar
  7. Manuela lorenzo
  8. Jorge Belen
  9. paola
  10. Juanca
    • Sonia
  11. Esteban Ferrero
    • Roberto
  12. Elena zamfir
  13. Jose
  14. Marli
  15. Cristina
  16. Roxana mendez
  17. kisha
  18. Mariano
  19. Alejandro
  20. jose luis Catoretti
  21. Hector

Escribir un comentario